El caso conmueve a Tucumán. Tiene 11 años y fue abusada por la pareja de su abuela, que la tenía en guarda.

El gobierno de Tucumán resolvió no interceder, en el último mes, ante la denuncia del embarazo por violación de una niña de 11 años, negando aplicar la ley de interrupción y el fallo de la Corte Suprema de Justicia en tal sentido.

Lleva adelante un embarazo de casi 24 semanas pero se lo detectaron el 23 de enero pasado en el centro de atención primaria de la salud de la ciudad de Siete de Abril, departamento de Burruyacú.

De acuerdo a la denuncia de la madre de la menor, que había perdido su guarda después de que su pareja abusara de sus hijas, la niña fue violada por la pareja de su abuela, con quien convivía, y se encuentra detenido.

Pero la dilación de las autoridades concluiría con una cesárea como presunta solución, debido al avanzado estado del embarazo, y con la necesidad de preservar la salud de la pequeña.

“Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo”, confió a una psicóloga la pequeña, que permanece internada en el hospital ‘Eva Perón’ de San Miguel de Tucumán, según consta en su historia clínica.