Viviendo en Buenos Aires, Buffo decide comprar tierras en el paraje de Los Quebrachitos, para poder disfrutar junto a su esposa e hija. Que así lo hicieron durante varios años. Pero en el año 1931 fallece su esposa de tuberculosis y 10 años más tarde su hija sufriría el mismo destino.

Luego de estos episodios y hundido en un largo sufrimiento, Guido Buffo decide construir esta capilla para alojar los restos de su esposa e hija. La Capilla Buffo, ubicada a 7 km de la ciudad de Unquillo, es la síntesis de la obra de un genio.

Enclavada en las Sierras Chicas, y rodeada de una naturaleza inigualable, descansa a la espera de nuevos visitantes.

 

Casa Museo y Capilla Buffo