Entre los ríos de la provincia de Córdoba se encuentra el llamado Mina Clavero, ubicado en la localidad que lleva el mismo nombre. Fue elegido como una de las siete maravillas de Argentina y es, sin dudas, uno de los atractivos más bellos del Valle de Traslasierra.

El Nacimiento del río se encuentra a 30 km aproximadamente de la ciudad de Mina Clavero. Allí se puede disfutar de una espectacular caída de agua de 102 metros que representa todo el poder de la naturaleza en su máxima expresión. 

El sendero con barrancos y los cóndores planeando le dan un toque especial a la vista, lo que lo llevó a convertirse en una parada obligatoria para viajantes y turistas que deseen conocer el origen de tantos bellos balnearios.

 

 

Los balnearios para disfrutar:

Balneario Abuela Teresa: Se encuentra situado a 15 km aproximadamente de la plaza San Martín de Mina Clavero. Es un extenso balneario en las sierras, en el nacimiento del río Hondo. Cuenta con playas de arenas, una variedad de zonas bajas como también profundas y encajonadas.

Balneario Baño de los Dioses: Se encuentra situado a unos 13 km aproximadamente de la rotonda de ingreso sur de Mina Clavero, por la ruta Provincial 34. Allí hay zonas de playas de arena como también zonas de césped. También tiene formaciones rocosas donde se puede disfrutar de los distintos clavados por parte de los lugareños. El mismo balneario tiene hasta 6 metros de profundidad.

Balneario La Residencia: Se encuentra en plena zona urbana a unos 700 metros de la centro de Mina Clavero y a unos 300 metros de la calle Olmos Sud. Este balneario es ideal para la familia. Cuenta con playas de arena y aguas mansas de baja profundidad para los más pequeños y zonas con cauces rocosos formando ollas que permiten nadar y disfrutar de los clavados tan característicos en esta zona.

 

 

Balneario La Toma: Se encuentra a solo 5 km aproximadamente de la plaza San Martín de Mina Clavero. Lo caracteriza su olla de piedra y sus toboganes naturales hacen del lugar un parque acuático de la naturaleza.

Cabe recordar que en todos estos lugares es habitual poder disfrutar de los distintos productos regionales característicos de la zona, tales como pastelitos, helados, churros y panes caseros ofrecidos por las familias de la comunidad local.