La jornada se presenta cálida y con vientos del noreste que juegan su partido. Hacia la noche, podrían llegar las tormentas.

Las condiciones del tiempo no pasan desapercibidas en el último viernes de enero.

En tierras cordobesas, el combo de una jornada cálida y una humedad que desde las primeras horas se sostuvo por encima del 90 por ciento, revierte la necesidad casi de supervivencia al aire libre.

Las previsiones, con nubes desde el amanecer aunque mejorando con el paso de las horas, apuntan a una temperatura que podría alcanzar los 38 grados de máxima.

Los vientos soplan entre débiles y moderados, provenientes del sector noreste.

El pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional también alerta: tiempo “desmejorando por la noche, con probables tormentas”.

Desde temprano, está vigente un alerta meteorológico por “tormentas fuertes".

Foto: www.lavoz.com.ar