Luis Tagliapietra, familiar de víctimas que fue parte del hallazgo del submarino, adujo que las 44 muertes constituyen “un acto criminal”.

Con la paciencia que posiblemente le dio el paso del tiempo, el conocimiento de haber dejado todo atrás para acercarse a la verdad sobre la desaparición del ARA San Juan, Luis Tagliapietra se convirtió en la voz de las 44 víctimas del hecho, confirmadas con el reciente hallazgo, en el fondo del mar, del submarino.

Remarcando que el momento más triste del proceso, extendido durante un año, fue cuando de manera oficial se dejó de lado la búsqueda de los tripulantes, para comenzar a analizar la posibilidad de hallar la embarcación, el abogado hizo un sentido recuerdo de su hijo Alejandro, teniente de corbeta del que en diciembre recibirá el título de submarinista.

El fin de semana, en un programa televisivo se mostró crítico de la actuación del ministro de Defensa, Oscar Aguad, a quien acusó de mentiroso y de “pensar que no iba a aparecer”; lo cuestionó por “hacerse propio este logro” y pidió que sea apartado de la cargo.

“No entiendo como el presidente, que actuó muy bien con el tema, sostiene al ministro en el cargo, porque hoy usa su investidura para resguardarse. (Macri) tendría que ponerlo a disposición de la Justicia, más allá del pedido de juicio político”, afirmó.

Tagliapietra dijo que “su manera de actuar nos afectó a todas las familias”, recordó “el audio en que se aprecia cómo maltrató a esposas y madres en una reunión en el Ministerio”, y dijo que el funcionario cordobés “se olvida de la lucha, del acampe y las discusiones”, además de que “termina delegando en la Armada la contratación de una empresa para buscar el submarino” porque “fracasó la que él impulsó”.

Extendió sus cuestionamientos pese a la intervención del diputado nacional oficialista Eduardo Amadeo, presente en la emisión del programa La Noche de Mirtha Legrand, remarcando que “las nueve licitaciones” que adujo el legislador fueron “cómo quien va a la ferretería y pide un presupuesto”. Le confió, además, que “nos subimos al barco de la búsqueda porque no confiábamos en nadie”.

El padre de una de las víctimas, que iba a bordo del buque Seabed Constructor que halló al ARA San Juan, recordó a las madres de tripulantes que acamparon durante más de cincuenta días en Plaza de Mayo, esperando ser atendidos por las autoridades luego de que se abandonara la búsqueda.

Luego de comparar la tragedia con el caso Lapa, Tagliapietra consideró que “sin ninguna duda, el submarino no debió haber zarpado” y “esto se pudo haber evitado”.

Luego agregó: “Estaban todas las alarmas. En julio de 2017 hubo una navegación de 19 días, con muchísimos problemas, incluido el ingreso de agua en el snorkel. No llegó a ser tan grave porque las condiciones de mar no eran tan graves. Pero no hay constancia de que se haya hecho absolutamente nada hasta el 25 de octubre, que zarpó otra vez. Ni siquiera hubo un pedido de reparación de algo”.

Adujo, a su vez, que “negligencia es un simple descuido”, pero acá “hubo un acto criminal”, en el que “están involucrados Jefes de la Armada y el propio ministro”.

Y concluyó: “No pueden alegar su propia torpeza ni el desconocimiento de lo que es un arma de guerra. Estando bien, inclusive tiene un riesgo intrínseco. Pero la Armanda se quedó sin barcos, están todos rotos. Yo agradezco a quienes se embarcaron en dobles turnos y buscaron con lo que tenían. No sufrimos otra tragedia de milagro”.

Mirá las Noticias Destacadas