La desclasificación, realizada por el gobierno de Estados Unidos, es la mayor en la historia de ese país.

Germán Garavano, ministro de Justicia nacional, recibió en Estados Unidos la última de las cuatro tandas de archivos desclasificados por el gobierno estadounidense relativos a crímenes cometidos durante la última dictadura militar.

Es la mayor desclasificación y entrega a otro Estado de archivos que la administración norteamericana realizó en su historia, ya que supera a las anteriores en cuanto a volumen y calidad de la documentación. Los archivos fueron producidos por doce agencias estatales norteamericanas, según un comunicado del ministerio de Justicia.

En el discurso de recepción de los documentos, Garavano afirmó que la apertura al público de los archivos “va a permitir hacer justicia" a pesar del paso del tiempo. “Es muy importante para la Argentina aprender del pasado y no repetir los errores", dijo, y agregó que la desclasificación “es el resultado del esfuerzo de mucha gente". Puso el énfasis, particularmente, en la tarea “incansable" de organizaciones de derechos humanos argentinas que impulsaron y sostuvieron sus pedidos de desclasificación por muchos años.

Los registros fueron entregados en la capital estadounidense al ministro Garavano, quien recibió la información en seis CD, dentro de una caja blanca con el logo de la oficina ejecutiva estadounidense. Además, hubo una carta dirigida a Mauricio Macri con la firma de Donald Trump. En ella, el presidente estadounidense destacó “el compromiso compartido para promover gobiernos abiertos y transparentes", e indicó que refleja la importancia que su país le da a las relaciones con Argentina.

Previamente, Estados Unidos había entregado seis mil documentos relacionados a la desaparición de personas durante la dictadura cívico-militar ocurrida en Argentina entre 1976 y 1983. Con la última entrega, se suman más de 5.600 nuevos archivos, entre elles, 2.100 provenientes del Departamento de Estado.

La embajada estadounidense, en tanto, afirmó que el proyecto de desclasificación de archivos para Argentina resultó en la liberación de unas 50 mil páginas de documentos. Están a disposición del público para consultarlos.