La normativa establece la incorporación de apps por agencia y prevé la licitación de 2 mil licencias.

El Concejo Deliberante aprobó, este jueves, el nuevo marco regulatorio de taxis y remises sin dar precisiones sobre el tema de mayor interés: Uber.

La normativa estipula que cada central deberá tener una aplicación propia. Además marca que los vehículos amarillos y los verdes deberán responder a una central que a su vez podrá abrir subcentrales.

El bloque opositor Vamos planteó la queja sobre la concentración del mercado y la falta de apertura hacia mutuales o cooperativas.

Por otra parte el proyecto establece que se licitarán 2 mil licencias nuevas y abrirá el espacio a particulares.