Este jueves se apresó a Nicolás Javier Rizzi, íntimo amigo del hijo de la víctima, Jeremías Sanz, por encubrimiento agravado.

En el marco del proceso judicial que enfrenta Jeremías Sanz en la ciudad de Jesús María por el asesinato de su madre, María Eugenia Cadamuro, este jueves por la noche fue detenido por ‘encubrimiento agravado’, Nicolás Javier Rizzi, amigo íntimo de Jeremías.

La Fiscalía, a cargo del Dr. Guillermo Monti, investigaba la participación de un tercero porque en el lugar donde fue hallado el cuerpo enterrado se encontraron dos pares de guantes. El ADN realizado en el segundo par coincide con el perfil genético de Rizzi.

La investigación no descartaba las complicidades de Guadalupe Sanz, hija de la víctima y Mabel Cadamuro, hermana de la víctima.

El esposo de Cadamuro, Pedro García, representado por el Dr. Luis Juez, es querellante de la causa.

Cuando inició el juicio, Juez, en diálogo con un móvil de radio Universidad, dijo que Sanz mató a su madre por “codicia, locura, desesperación, pelea por el tema de los recursos, la plata, había una discusión sucesoria en el medio”.

El letrado detalló que Cadamuro se había casado en Estados Unidos y estaba en Córdoba por la salud de su madre, quien falleció al día siguiente. Esa muerte desata “una disputa por la cuestión económica”.

Jeremías Sanz está imputado de homicidio doblemente calificado, por el vínculo y por violencia de género.

El caso
María Eugenia Cadamuro de 46 años desapareció de su casa el 15 de marzo de 2017 dejando la luz prendida y el auto abierto.

Tres meses después, el 16 de junio, se encontró su cuerpo enterrado en un campo de Villa Gutiérrez, al norte de Jesús María, localidad de donde era oriunda.

Cadamuro fue asesinada de tres disparos de escopeta, uno en la cabeza y dos en la espalda.

Mirá las Noticias Destacadas