Este fin de semana Josep María Bartomeu recibió las dos noticias que no quería recibir. El sábado, el Barcelona perdió 3 a 1 el clásico ante el Real Madrid y acentuó su crisis futbolística. El viernes, la Generalitat de Cataluña le anticipó formalmente que pese a la segunda ola de coronavirus que azota a España y a las nuevas restricciones, se le permitirá a la institución celebrar con normalidad el referéndum en el que se decidirá su futuro como presidente del cuadro azulgrana.

Según un artículo publicado por el sitio Sport esta carta de las autoridades cayó como una bomba en las oficinas del Camp Nou ya que los dirigentes confiaban en que el gobierno obligaría a postergar las votaciones y que por lo tanto los socios no iban a poder removerlo de su cargo al menos hasta que la situación sanitaria mejore.

Lo que dice el sitio Sport.es:

LA JUNTA PODRÍA DIMITIR MAÑANA

Si la Generalitat de Catalunya se mantiene en su idea de aprobar el referéndum para los días 1 y 2, Josep Maria Bartomeu está dispuesto a proponer a sus directivos presentar mañana, en el transcurso de la junta directiva, la dimisión de todos. El FC Barcelona quiere dejar muy claro que desea que se celebre el referéndum, porque es un derecho que tienen los socios, pero que debe hacerse cuando no exista riesgo para la salud de los mismos: “No seremos complices de este sinsentido. Es más importante la vida de las personas, porque para votar siempre habrá tiempo”, afirmaba ayer a SPORT una fuente del club.