En su paso por Emiratos Árabe, Diego Maradona dirigió a Al Fujairah, un humilde equipo de Segunda División al que estuvo muy cerca de ascender. Pero más allá de lo deportivo, la bandera del Diez como embajador fue muy importante.

En una de las tantas acciones, Diego recibió tras un entrenamiento a Ali, un niño al que le faltan las dos piernas pero no por eso deja su pasión por el fútbol.

Hoy se cumplen dos años de aquel día y Maradona le dedicó un posteo en su cuenta de Instagram.