Ayer su hermano aclaró en las redes sociales que Carlos Tevez no había recibido ninguna comunicación de parte de los dirigentes xeneizes. Y que por ese motivo "El Apache" no sabía cuál iba a ser su futuro. Incluso, tiempo atrás, había insinuado que si no seguía en el club de La Ribera, hasta podía dejar el fútbol profesional.

Lo cierto es que Tevez fue el primer jugador en ingresar hoy al predio deportivo que Boca Juniors posee en Ezeiza para iniciar la pretemporada. Su intención es hablar con el flamante entrenador, Miguel Ángel Russo y también con el vicepresidente segundo, Juan Román Riquelme.

Con ellos pretende definir en conjunto cuáles serán sus próximos pasos en Boca. En realidad, la alternativa es seguir jugando hasta finales de junio, cuando termina su contrato; o resolver por propia voluntad su retiro si es que los proyectos de las partes no tienen puntos en común. 

Se presume que la definición será inmediata. Si hay acuerdo, Tevez seguirá; si eso no ocurre, podría ser el final de su exitosa carrera como futbolista.