Fue un poderoso saque a la T de Juan Sebastián Cabal lo que cambió por completo el destino del partido en el ATP 250 de Doha. Tim Puetz se esforzó por llegar, pero no consiguió responder la virulencia del tiro, la raqueta se le escapó de sus manos y todo se desmadró: rebotó contra el suelo y pegó en su ojo izquierdo.

El alemán de 33 años, ubicado en el 57° lugar del ranking de dobles de la ATP, pidió asistencia médica. El juez de silla Mohamed Lahyani rápidamente le acercó hielo para la zona afectada. “No puedo ver muy bien”, advirtió Puetz, que en singles apenas jugó tres partidos en su carrera con una victoria pero es un protagonista habitual del circuito de dobles

Tras algunos minutos, Puetz tomó la decisión de abandonar el partido y darle el boleto a semifinales a los colombianos Cabal y Roberto Farah, que se habían llevado el primer set con un 6-3 y estaban recién iniciando la acción del segundo.