El proyecto, apoyado por el PJ y Cambiemos, busca derogar artículos que garantizaban el acceso a un precio único del insumo.

Este jueves, la Cámara de Diputados de la Nación, con apoyo del PJ y Cambiemos, le dio media sanción al proyecto que desregula la producción y venta de Papel Prensa.

La iniciativa, impulsada por Diego Bossio, consiguió 127 votos a favor, 66 en contra y 3 abstenciones.

Con esto se derogan ocho artículos de la ley 26.736 aprobada durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, quien había declarado de interés público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y papel de diarios. La medida surgida en 2011,garantizaba el acceso a ese insumo a un único precio el cual estaba regulado mediante una fórmula de actualización.

Con distintas voces, se plasmaron posturas a favor y en contra.

El primero en hacer uso de la palabra fue el diputado cordobés Pablo Carró quien dijo: “Están derogando el artículo que establece de que todos tienen que pagar el mismo precio por el mismo papel. Lo que hacen es volver a la situación previa cuando Papel Prensa ponía precio diferencial y el hecho de obligar a tener stock cuando hay demanda”.

Y continuó: “No hay ningún quebranto, no están llamando a procedimiento preventivo de Crisis, no conocemos el nombre del presidente de Papel Prensa. No podemos aprobar una ley sin conocer los números de la empresa (…) El problema del precio es cierto. El papel aumentó más que la inflación. Así que no es cierto que el Estado le poné el precio. La empresa pone el precio que quiere, lo que hace la ley es que todos puedan comprar al mismo precio. Estos argumentos son falsos salvo que vengan los empresarios y trabajadores”.

Para Bossio, esa la ley aprobada durante el kirchnerismo “no dio resultados", al tiempo que advirtió que el proyecto fue como consecuencia del pedido de los trabajadores de la empresa.

El diputado del FIT, Nicolás del Caño, definió al proyecto como “el regalo de fin de año para el Grupo Clarín contrasta con la situación del resto de los trabajadores”.

Por su parte, Graciela Camaño manifestó: “Nosotros no tenemos intereses oscuros. Nosotros no gobernamos, a nosotros Clarín no nos tiene que pedir nada y nosotros no le debemos ningún favor”.

El cierre del debate estuvo a cargo del presidente del Bloque PRO, Nicolás Massot, “es cierto que Clarín no tiene amigos. Los supo tener. Su amigo más importante lo perdió en 2010. Que en paz descanse”, en referencia al expresidente Néstor Kircher, lo que generó la reacción del diputado Máximo Kirchner quien se levantó de su banca para increparlo.

Monzó pudo contener la sesión y finalmente Cambiemos logró aprobar el proyecto.

La semana próxima, el proyecto será tratado en Senadores.