El contexto es un reciente estudio que dio a conocer la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), apuntando a la amplia brecha de precios entre el origen y destino de productos agropecuarios.

Remarcando que se llegó a pagar más de cinco veces en góndola del precio que llegaron a percibir productores, en noviembre pasado hubo una suba del 5,8 por ciento.

Aclarando que puede haber diferencias en las mediciones, respecto a las cargas impositivas, desde la Cámara de Productores Lecheros (Caprolec), remarcan que “la diferencia que hay es enorme”, que “la teoría del derrame no funciona” y que “todo el mundo explica sus padeceres pero esconde sus precios y remarcaciones”.

 

Piden “un Estado presente” para reducir brecha productor-góndola

 

El productor Alejandro Leveratto solicitó: “La manera de solucionarlo es con un proyecto político claro. Para saber cómo convivir, hace falta un Estado presente, que hoy hace estadísticas pero no participa concretamente para que no haya posición dominante”.

En diálogo con el programa Cara y Cruz, de radio Universidad, sostuvo que trabajan con un producto que es “altamente perecedero”, que “no tenemos más alternativa que remitir nuestro producto a la industria”, y allí se definen “precio y plazo”, además de convertirlo en “una mercadería stockeable”.