Por el brote fallecieron nueve personas y anticipan que irán a la Justicia para que aíslen 60 vecinos que podrían haberse contagiado.

Tres nuevas muertes se produjeron a causa del hantavirus en las últimas horas, por lo que ya suman 9 muertos desde que apareció el brote a principios de diciembre en la localidad de Epuyén, Chubut.

Una de los fallecidos es una mujer de 30 años, familiar de dos de los muertos por el brote: era hija de uno de ellos y hermana de otra. También murieron otra mujer y un adolescente de 16 años cuyos datos no fueron confirmados por el parte oficial que dio el Gobierno de Chubut este miércoles a la mañana. Todos estaban internados en el hospital zonal de Esquel.

La muertes por este virus que contagia el ratón colilargo y que también puede transmitirse de persona a persona en determinadas circunstancias puso nuevamente al personal del Instituto Malbrán a trabajar en la zona y se procedió al aislamiento preventivo de personas perteneciente a los círculos familiares y de amistad de los infectados.

Por su parte el Gobierno estudia ir a la Justicia para establecer un “aislamiento obligatorio” de unos 60 vecinos que estuvieron vinculados con infectados.

Hasta ahora son 24 los casos detectados y esta semana la provincia decidió suspender cuatro fiestas populares que se iban a desarrollar en la zona durante este mes, como prevención para evitar que el virus se propague hasta que puedan controlarlo.

Estudian aislamiento obligatorio

El ministro de Salud provincial, Adrián Pizzi, dijo este miércoles que “esto es una tragedia” y anticipó que de ser necesario enviarán pacientes al Hospital de Comodoro Rivadavia y a centros de salud privados teniendo en cuenta que la sala de terapia intensiva del hospital de Esquel “ya no da más”.

Pero, además, Pizzi admitió que “se pedirá por vía judicial que el aislamiento sea obligatorio y no voluntario, porque la situación es muy compleja y hay que evitar el contacto”.

Se conoce como “aislamiento selectivo” a la medida mediante la cual se le exige a los pobladores en potencial riesgo que no tomen contacto con el resto de la población. “Son alrededor de 60 (casos sospechosos) los que están en ese estatus sanitario y tenemos casos de pobladores que no responden como deberían al requerimiento nuestro, por eso es que buscaremos un aislamiento obligatorio o alguna forma legal que yo desconozco porque no soy abogado, pero pediré que se cumpla”, dijo Pizzi a la agencia Télam.

En tanto, Mariano Riquelme, secretario de Turismo local, insistió en TN en que “no es una epidemia” sino que es “una situación normal circunscripta a una zona puntual” y que “lógicamente preocupa”. Los operadores turísticos mostraron su preocupación por la cancelación de reservas en plena temporada de verano.

En Chile, ya determinaron que quienes visiten Epuyén deberán hacerlo con mascarillas y lavarse constantemente las manos, para evitar el contagio luego de conocerse que una mujer que visitó la cordillera chubutense contrajo la enfermedad y se encuentra internada en Puerto Montt.

 El encargado de Epidemiología de la Seremi de la Región de los Lagos del Ministerio de Salud de Chile, José Antonio Vergara, confirmó que la mujer está grave. Lo manifestó tras una reunión con autoridades chubutenses para profundizar la cooperación y articulación entre ambas carteras sanitarias.

Hay charlas de concientización para tomar prevenciones, pero el virus avanza.

No se sabe todavía si estas nuevas víctimas estuvieron en esa fiesta, realizada el 24 de noviembre, donde concurrió un peón que había contraído el virus. Le contagió el virus a su esposa y también a la chica del festejo, que cumplía 14 años. La mujer se recuperó, pero la adolescente fue la primera víctima del brote, el 3 de diciembre.

El brote que tiene en vilo a esta zona de la cordillera comenzó en un cumpleaños, como había anticipado Clarín y confirmó en las últimas horas el Instituto Malbrán.

Mirá las Noticias Destacadas