Hay un único imputado por el crimen, doblemente calificado por el vínculo: su pareja Hugo Salas.

Este martes comenzó el juicio por la muerte de Carina Drigani, asesinada en 2016.

El único imputado es Hugo Salas, quien era pareja de la mujer, que había desaparecido el 3 mayo de ese año. Dos días después, fue encontrada muerta en el arroyo La Aguada de la localidad de Icho Cruz.

Salas es juzgado por la Cámara 4ta del Crimen y por un jurado popular.

El caso

Carina Drigani era kinesióloga y madre de 4 hijos. Tenia 44 años en 2016.

La mujer desapareció el 3 mayo de 2016. Dos días después, fue encontrada muerta en el arroyo La Aguada de la localidad de Icho Cruz.

En su momento, la Justicia investigó si Drigani se había suicidado o la habían matado. Las pericias determinaron que había muerto por asfixia por inmersión. Además,  había consumido ansiolíticos.

Las pericias también determinaron que el cuerpo tenía varias marcas que correspondían con heridas realizadas por objetos punzocortantes.

Hugo Daniel Baretta, expareja de la mujer, fue el primer detenido y sospechoso por el femicidio. Sin embargo, en junio de 2016 fue liberado por falta de mérito.

Según la fiscal Mercedes Belestrini, del fuero de violencia familiar, Baretta había sido víctima de varias denuncias falsas por violencia de género, realizadas por Drigani bajo la influencia de Salas. Las pesquisas apuntaban a que la pareja tenía miedo a ser dejado por la mujer.

En agosto de 2016, la Policía detuvo a Salas y fue puesto bajo prisión preventiva.

Las investigaciones sostienen que Salas drogó y retuvo a la mujer en una casa deshabitada de un cliente de él en Icho Cruz. Allí, trasladó a Drigani al arroyo y fingió un suicidio.

En mayo de 2018, la causa fue elevada a juicio con Salas como único acusado.

Mirá las Noticias Destacadas