Si el lugar común fuera donde habita el sentido común, habría que desmentir aquello de que hay quienes tienen tanto pero tanto sentido común que carecen de uno propio.

No era su caso, claro.

Nacido de un repollo… de Bruselas, capital de una Bélgica ocupada por los alemanes, se hizo francés en protesta contra la dictadura argentina, y entre aquellos claroscuros, supo ver y escribir extra-ordinariamente los nuestros. Esos claroscuros que fueron los que le facturaron su cuento “Casa tomada” como una alegoría antiperonista, como para que quedara en claro, lo oscuro.

¿Explicaciones?

“En algún lugar debe haber un basural donde están amontonadas las explicaciones. Una sola cosa inquieta en este justo panorama: lo que pueda ocurrir el día en que alguien consiga explicar también el basural.” escribió en “Destino de las explicaciones”, como la que no le dieron.

Nunca le explicaron nada a Cortázar.

A un agnóstico que llegó al cielo jugando a la “Rayuela”.

Y que decía: "La coma, esa puerta giratoria del pensamiento"

Ejemplos:

Una coma puede ser una pausa. O no...
No, espere.
No espere.

Puede hacer desaparecer su dinero.
23,40
2,34

Puede crear héroes...
Eso solo, él lo resuelve.
Eso, solo él lo resuelve.

Puede ser la solución.
Vamos a perder, poco se resolvió.
Vamos a perder poco, se resolvió.

Cambia una opinión.
No queremos saber.
No, queremos saber.

La coma puede condenar o salvar.
¡No tenga clemencia!
¡No, tenga clemencia!

Finalmente, esta conocida genialidad autoral de Julio Cortázar:
Lean y analicen la siguiente frase:
"Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda".
Si usted es mujer, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra mujer.
Si usted es varón, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra tiene.

Cuando, como siempre, te pregunte si vos crees que esto es cierto, no habrá coma que valga.

Tu respuesta será firme “Creo que sí…”