La primera dama de Canadá y defensoras de los derechos de las mujeres se convocaron para hablar de violencia, aborto e igualdad.

Este viernes, activistas femeninas argentinas tuvieron un encuentro en la embajada porteña con Sophie Grégoire, esposa del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. Ambos se encuentran en la ciudad de Buenos Aires participando de la Cumbre G20.

La primera dama canadiense, que trabajó durante varios años como cronista en radio y televisión, escuchó testimonios y contó cómo trabaja su país en los temas referidos a los derechos de las mujeres.

Ella había pedido especialmente reunirse con las mujeres que llevaron adelante el movimiento #Niunamenos, y vio con ellas un video de la multitudinaria marcha del 3 de junio de 2018. “Canadá siempre sostendrá el derecho de las mujeres a elegir", les dijo en la cálida reunión.

El proyecto de ley a favor de la interrupción voluntaria del embarazo y la desigualdad que viven las mujeres en distintos ámbitos, fueron algunos de los tópicos del encuentro.

Por otra parte, señaló que el feminismo no es una cuestión que implique únicamente a las mujeres.

“La desigualdad además es un insulto a la inteligencia de los varones y los niños", afirmó.

Poco antes de la llegada de Grégoire, el embajador canadiense en Argentina, David Usher, recibió como obsequio un par de medias verdes con el símbolo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que decidió ponerse de inmediato.

“Soy un hombre fuerte, me pongo las medias solo", bromeó. “Como me gusta decir, detrás de todo hombre hay una mujer sorprendida", expresó.

La canadiense recibió por parte de sus invitadas el pañuelo verde por la despenalización del aborto, el libro de cuentos Quién no, de la escritora argentina Claudia Piñeiro, y una publicación titulada El aborto en América latina, editada por Siglo XXI.