Las negociaciones para desnuclearizar Corea del Norte fracasaron, según Trump, porque Kim pidió levantar todas las sanciones contra su país.

El segundo encuentro entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, que tenía como objetivo avanzar en el diálogo sobre desnuclearización, terminó abruptamente una hora antes de lo previsto, sin que hubiera ningún almuerzo de trabajo y tampoco la ceremonia de firma de una declaración conjunta que estaba programada.

“No se alcanzó ningún acuerdo en este momento, pero sus equipos respectivos volverán a reunirse en el futuro", adelantó la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en un comunicado.

La portavoz calificó sin embargo de “muy buenas" y “constructivas" las reuniones entre Trump y Kim, poco después de que ambos abandonaran antes de lo previsto el hotel de Hanói donde celebraban su cumbre.

Trump dijo que no logró llegar a un acuerdo debido a las demandas de Corea del Norte de levantar las sanciones impuestas por Estados Unidos.

“Básicamente, querían que se levantaran las sanciones en su totalidad, pero nosotros no podíamos hacerlo….teníamos que retirarnos de eso", dijo Trump a los periodistas en una rueda de prensa con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, aunque aseguró que sus relaciones habían avanzado.

“Pensamos que hubiera sido bueno firmar, pero hemos hablado", apostilló. “Creo que nuestra relación es muy fuerte".

Pompeo dijo que el líder norcoreano “no estaba preparado" para implementar los avances en desnuclearización que Washington ha demandado a Pionyang en la cumbre de Hanói.

“Le pedimos que hiciera más, pero no estaba preparado para hacerlo", señaló. “Me hubiera gustado lograr más avances, pero sigo siendo optimista con respecto al progreso que hemos hecho y que nos ha puesto en una posición favorable para lograr un buen resultado".

Se esperaba que esta segunda cumbre Trump-Kim sirviera para salir del punto muerto en el que se encuentra el proceso de desnuclearización que ambas partes plantearon en su primera reunión del año pasado en Singapur.

Sobre un nuevo encuentro en el futuro, Trump dijo que no se han comprometido. “Puede que tenga lugar pronto, pero también podría no producirse en mucho tiempo", declaró.

Infructuoso optimismo inicial

“Si no tuviera voluntad de hacerlo, no estaría aquí ahora", afirmaba Kim antes del final abrupto del encuentro, al ser preguntado por un periodista sobre si tenía voluntad de “desnuclearizarse". Se trataba de la primera vez en la que el líder norcoreano respondía a la prensa extranjera.

Trump dijo entonces a la prensa que las palabras de Kim eran “probablemente la mejor respuesta que hayan oído jamás" y que “apreciaba mucho" que no hubiera habido nuevas pruebas de misiles nucleares en Corea del Norte desde el final de 2017.

A la pregunta de otro reportero que inquirió sobre los pasos concretos que está dispuesto a dar para desnuclearizarse, Kim dijo: “Eso es lo que estamos tratando ahora mismo".

A Trump se le preguntó a su vez sobre una posible declaración sobre el fin de la Guerra de Corea (1950-53) y el presidente de Estados Unidos dijo que “en última instancia tendremos un acuerdo que será muy bueno para el líder Kim y su país".

“No significa que vayamos a acordarlo en un solo día, en una sola reunión, pero de verdad creo que con este gran liderazgo Corea del Norte tendrá mucho éxito" añadió.

La apertura de oficinas de enlace de Corea del Norte y Estados Unidos en Washington y Pionyang respectivamente era algo que también estaba previsto firmar hoy al término de la cumbre. Una perspectiva que se desvanece al no haber alcanzado un acuerdo.

Esto hubiera supuesto abrir la puerta a que los dos países comiencen a mantener relaciones diplomáticas propiamente dichas por primera vez en la historia.

Fuente: Euronews