Una mujer iba caminando por la calle, sin imaginarse lo que le ocurriría al pasar por el frente de una de las casas del vecindario.

En las imágenes, que se viralizaron a traves de Twitter, se puede ver cómo la puerta de un garage se “come” a una señora que caminaba por la calle después de que un motociclista saliera de ahí.

Esto sucedió debido a que en el momento justo antes de emprender su recorrido, el motoquero apreta el botón para cerrar el portón y este empezó a bajar sobre una mujer que pasaba debajo y termina entrando a la casa para evitar ser golpeada.

Hungry garage eats passer by ??pic.twitter.com/ReERMgcBj8

— CCTV IDIOTS (@cctv_idiots) October 28, 2019

Para completar la secuencia, se compartieron los videos de otra cámara de seguridad, ubicada el interior del garage.

En esas capturas se puede ver a la señora desorientada al estar encerrada en una casa desconocida.

Esto es lo que sucede, dentro del garage. ??? pic.twitter.com/QoyGLmAT1b

— Danny Hernández (@danny8002) October 29, 2019

And The Second part is... pic.twitter.com/nZaPip2D8M

— Walter Franco (@wafranco) October 28, 2019

I really hope this is part 2 ??

Via @stickypixie pic.twitter.com/nvYWX14jmO

— CCTV IDIOTS (@cctv_idiots) October 28, 2019

Ante la viralización de la historia, los usuarios comenzaron a preguntar si se conocía dónde había ocurrido y quién era la mujer. Y eso se supo cuando Thaís Oliveira, la hija de la señora del video, contó lo que sucedió en una serie de respuestas en Twitter.

? UMA ÚLTIMA ATENÇÃO ?

A senhora do vídeo é mãe da @thaisoliveirape e segundo ela está tudo bem e ela deu o desfecho da tour. Senhorinha, você é uma LENDA e o twitter te ama. Ficamos felizes que deu tudo certo!!! pic.twitter.com/mTvZJqzSFx

— galarian iuca (@_iucaa) 28 de octubre de 2019

Según Thaís, la inusual situación ocurrió en Goiania, Brasil, a principios de octubre, pero el motociclista compartió las imágenes el pasado fin de semana en las redes sociales.

"Se metió en un lavadero que había en la casa y llamó a una mujer que barría la calle. Ahí llamó a mi hermana y luego lograron contactar al dueño de la casa", dijo la hija, confirmando también que la mujer no sufrió ningún tipo de daño físico.

Thaís, contó que al principio estaba "extremadamente preocupada" por su madre ese día, pero enfatizó que como la historia no tuvo un final malo, "ahora sólo hay risas" sobre la situación.