Los resultados de los ensayos clínicos de la segunda vacuna rusa contra el coronavirus, la EpiVacCorona, demostraron una eficacia del 100 %, de acuerdo a lo informado por el Servicio Federal de Rusia para la Supervisión de la Protección y el Bienestar del Consumidor (Rospotrebnadzor).

Según sus creadores la EpiVacCorona garantiza inmunidad al menos durante 6 meses, puede ser administrada en varias ocasiones y no provoca reacciones alérgicas como se estableció en las pruebas con animales y personas, ya que ha sido elaborada a base de partículas del nuevo coronavirus sintetizadas artificialmente.

“Cerca de 1.000 personas han recibido esta vacuna en el marco de las pruebas clínicas y todos los voluntarios se sienten bien”, afirmó la jefa sanitaria rusa, Anna Popova en diciembre pasado.

Por su parte, viceprimera ministra rusa, Tatyana Alekseevna Golikova, indicó que "A diferencia de la primera vacuna rusa Sputnik V, que es una vacuna vectorial, es decir, producida a base de adenovirus, la nueva vacuna se creó sobre la base de una de las plataformas sintéticas prometedoras, es una vacuna peptídica, consiste de fragmentos cortos de proteínas virales sintetizados artificialmente llamados péptidos, a través de los cuales el sistema inmunológico aprende y, posteriormente, reconoce y neutraliza el virus" sostuvo. 

"Debo decir que la vacuna se caracteriza por la ausencia de reactogenicidad y un nivel de seguridad suficientemente alto”, indicó Golikova.

Tatyana Alekseevna Golikova, viceprimera ministra rusa. Imagen: Twitter
Tatyana Alekseevna Golikova, viceprimera ministra rusa. Imagen: Twitter
“Consideramos que se podrá aplicar a personas mayores y a pacientes con enfermedades crónicas”, indicó Popova poco después de que la EpiVacCorona fuera registrada en octubre pasado por el Ministerio de Sanidad ruso.

La EpiVacCorona es la segunda vacuna desarrollada por Rusia, tras la Sputnik V, que ya se utiliza en el país y en otros, como Argentina. Además, hay una tercera en camino, la ChuVac, desarrollada por el centro Chumakov, que ya superó sus dos primeras etapas de pruebas en voluntarios y podría ser producida en serie a partir de febrero.

Fuente: Infobae