Un joven oriundo de Indonesia, al ver el estado de las playas de Bali, su ciudad natal, decidió emprender un proyecto para reducir el uso de plásticos. Para esto, creó un reemplazo para las bolsas de plástico.

Es sabido que este tipo de bolsas dañan el ambiente y lastiman a los seres vivos tanto en tierra como en mar. Kevin Kumala, como se llama el emprendededor, creó bolsas basadas en la yuca, un tubérculo que crece en su país.

Para el proceso utiliza el almidón de esa planta y el resto es bastante similar: se utilizan las mismas herramientas de moldeado y corte.

 

 

Estas bolsas tardan menos de 100 días en degradarse, se disuelven en agua caliente y pueden ser comidas por los peces. La empresa que las desarrolla se llama Avanti Eco y está liderada por Kumala y su socio Daniel Rosenqvist.