El organismo sudamericano no hizo lugar a la segunda presentación del club xeneize sobre la final de la Copa Libertadores.

La Conmebol desestimó la apelación del club Boca Juniors, para que le den por ganada la final de la Copa Libertadores, que se trasladó a Madrid después de la agresión que recibió el colectivo que trasladaba al plantel xeneize al estadio Monumental el 24 de noviembre.

La Cámara de Apelación ratificó la medida del Tribunal de Disciplina que fijó el cambio de sede, con presencia de ambas hinchadas, una multa económica para River y la suspensión del estadio “millonario”.

Daniel Angelici, presidente de Boca, adelantó que si recibía una negativa acudiría al Tribunal Arbitral Superior.

Sin embargo antes se disputará el partido en el estadio Santiago Bernabéu el próximo domingo.