Para los que tienen “cierta edad", volver a las pistas es andar perdido como turco en la neblina. Siempre y cuando los millennials no te confundan con un abuelo que fue a buscar a su nieta.

Mirá las Noticias Destacadas