El exintendente de la ciudad de Córdoba peleará en la interna de Cambiemos. Además, defendió el protocolo de uso de armas.

Este viernes, en la fecha que se cumple el 15º aniversario del espacio político Frente Cívico, su líder, el exintendente de la ciudad de Córdoba, Luis Juez, lanza su precandidatura a la gobernación de la provincia.

Así lo confirmó en diálogo con Cara y Cruz, por radio Universidad.

Consideró que, además de él, “seguramente Mestre, Negri, Baldassi y algún otro más querrá ser candidato de Cambiemos en Córdoba”.

“En 2007 nos robaron, en 2011 perdimos, en 2015 no pudimos participar y hoy entendemos que hay una oportunidad y no la vamos a dejar pasar. Si no hay un marco de acuerdo habrá una interna y ahí queremos contar los porotos”, dijo.

El actual titular del Instituto de capacitación Política del Ministerio del Interior de la Nación apunta de lleno a la gobernación sin considerar, por el momento, la posibilidad de pelear, nuevamente, por la intendencia. “Hoy lo que se está discutiendo es la elección del 12 de mayo para elegir gobernador y nos vamos a preparar para eso. El intendente todavía no ha fijado cuando serán las elecciones municipales”, expresó.

En la reunión donde se define la interna de UCR-Cambiemos en Córdoba, habría trascendido que el peronismo tiene grandes posibilidades de ganar en la capital de la provincia. Sobre ello, Juez expresó: “Eso es mentira. Es una picardía de Schiaretti y alguno más que, en la voracidad de 20 años de poder, creen que pueden ir por todo. Todas las encuestas dicen que en capital lideramos nosotros”.

Por otra parte, en medio de la polémica, el exsenador defendió el protocolo sobre el uso de armas de fuego por las fuerzas de seguridad, implementado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

“Esa discusión de si un policía puede portar armas y puede hacer uso de esa arma en el ejercicio de su función con la responsabilidad que eso significa y las consecuencias que trae aparejado, plasmado en el Código Penal, ya ningún país del mundo lo discute”, manifestó.

A su entender “se ha aprovechado un momento. Creo que la comunicación ha sido horrible”.

“Yo me pongo a pensar en el pellejo de un policía al que le damos 20 mil pesos de sueldo y queremos que entregue la vida por nosotros, y el único armamento que le damos es el pecho de él. Eso no existe en ningún lugar del mundo”, dijo.

Finalmente, concluyó que, tras el ejercicio de 30 años del derecho penal, “he estado de los dos lados del mostrador y eso no es licencia para matar, no es una patente de corso para llevarse puesto a cualquiera en un hecho delictivo”.