Roberto Lavagna aprovechó el envión electoral del abrumador triunfo schiarettista y lanzó: “Somos los antigrieta”.