Noelia, madre de Lautaro, pide a Osecac que autorice una rizotomía pero, según denuncia, no tuvo respuesta favorable.

Noelia Martínez se sentó en la puerta de la Obra Social de los Empleados de Comercio (Osecac) para reclamar por una respuesta a la necesidad de su hijo Lautaro, quien sufre parálisis cerebral y precisa una cirugía que cuesta alrededor de 125 mil pesos.

La mujer manifestó entre sollozos a Canal 10: “Mi hijo tiene que hacerse una cirugía para calmar sus dolores y la obra social Osecac no me la quiere cubrir. Estoy desde agosto trayendo pedidos médicos y me los están negando por una cuestión de presupuesto", lamentó.

Y agregó: “Me llevaron a Buenos Aires, le quieren hacer una cirugía allá que no es la que él necesita. Yo tengo cuatro pedidos médicos donde me dicen que necesita una rizotomía y ellos quieren hacerle otra", expresó.

Una rizotomía en la médula, la cirugía que necesita Lautaro, permite reducir permanentemente la rigidez de los músculos o espasticidad, corregir posturas anómalas y minimizar el dolor colateral en las personas con parálisis cerebral. Si se realiza a temprana edad, los procedimientos quirúrgicos ortopédicos posteriores que necesitan los pacientes se reducen en cantidad.

Noelia comentó que habló con los médicos de Lautaro y le dijeron que la otra cirugía no le va a servir, lo hablé con sus médicos y no sólo que no le sirve sino que va a empeorar su calidad de vida. “La respuesta de ellos es que solamente me autorizan la cirugía de Buenos Aires, que no es la que él está necesitando", afirmó.

Lautaro está en cama hace seis meses ya que no se puede sentar por el dolor de caderas que le genera esa postura. Debido a eso, le salieron marcas rojas en su cuerpo, que son principio de escaras. “Él necesita esta cirugía para que pueda tener la vida que tenía antes. Yo ya no sé que hacer, tengo que recurrir a esto porque nadie me da importancia, hasta que no me la autoricen no me voy a mover", dijo con desesperación.

La mujer debió contratar un abogado para interponer un recurso de amparo por la operación, pero con la feria judicial el recurso se demora más de lo habitual. “No puedo seguir esperando con él postrado en una cama. No quiero correr el riesgo de que se escare y tener problemas mayores", argumentó.

Mirá las Noticias Destacadas