Este jueves, Alberto Fernández y el secretario general de la CGT, Héctor Daer, compartieron un almuerzo en Casa Rosada. La reunión giró en torno a las paritarias, los salarios y la discutida cláusula gatillo.

Daer, la finalizar el encuentro, expresó a los medios presentes que el objetivo es evitar la "erosión del salario" y dijo que no hubo "ningún pedido" oficial para evitar la cláusula gatillo.

"No hay ningún pedido del Presidente en ese sentido porque conoce la responsabilidad de la dirigencia sindical y que esto se discute en una mesa de dos partes. Y sabe también que somos los que más padecemos el proceso inflacionario", indicó el sindicalista.

 

 

Además, aclaró que no es algo tan presente como se quiere hacer creer: "Solamente once convenios colectivos tenían cláusula gatillo". Entre otras cuestiones, aseguró que con el presidente comparten la preocupación por el estado de la economía, los precios y los salarios.

Respecto a esto, rescató las medidas iniciales del gobierno y las consideró "el mejor plan anti inflacionario". "No es necesario que se congelen los salarios porque tienen una dinámica y una evolución propia. Hay salarios que el año pasado no han perdido y hay salarios que hay perdido mucho, en este marco heterogéneo no hay una formula única de salida", resaltó.