La Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó una resolución no vinculante que insta al Reino Unido a devolver el archipiélago de Chagos en no más de seis meses a la República de Mauricio. Así lo informó la BBC, citando fuentes diplomáticas.

La Asamblea General de la ONU en Nueva York aprobó la resolución por 116 votos a favor (entre los que estuvo Argentina), 56 abstenciones (como las de Francia, Italia y Alemania) y 6 en contra (de Hungría, Maldivas, Reino Unido, Estados Unidos, Australia e Israel) de devolver las islas.

Por su parte, la ONU difundió en un comunicado de prensa que "dado que la descolonización de Mauricio no se llevó a cabo de manera consistente con el derecho a la libre determinación, la Asamblea afirmó que la administración continua del archipiélago constituye un hecho ilícito".

Los pormenores

Roberto García Moritán, embajador argentino ante la ONU, recordó en el debate por la descolonización del archipiélago de Chagos que las Islas del Atlántico sur y sus espacios adyacentes son parte de la Argentina y sostuvo que “están ilegítimamente ocupados” por los británicos desde 1833.

Además, García Moritán instó al Reino Unido a retomar las negociaciones por un acuerdo, en sintonía con la legislación internacional (la Resolución 2065 XX de la ONU) que indica que ambos países deben encontrar una resolución definitiva y pacífica para el conflicto.

Matthew John Rycroft, delegado del Reino Unido ante la ONU, respondió que su país sostiene la soberanía inglesa sobre las Malvinas y abogó por el derecho a la autodeterminación de los kelpers, tanto en su condición política como en la búsqueda de su desarrollo económico y cultural.

La oficina de Asuntos Exteriores del Reino Unido no reconoció la soberanía de Mauricio sobre Chagos, pero dijo que estarían dispuestos a restituirlas cuando "ya no sean necesarias como objetivos de defensa", postura tras la que se alinearon los países en contra de la resolución.

Antecedentes

El documento se pronunció en línea con un fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que determinó a principios de 2019 que el Reino Unido debía abandonar Chagos "lo antes posible". Según la Corte, el proceso de descolonización de Chagos no se completó conforme al derecho internacional y que por ese motivo, el territorio es parte de Mauricio.

Esta postura fue apoyada por ex colonias británicas como la India. Para el Reino Unido y Estados Unidos, representa "un preocupante precedente" para otros conflictos territoriales.

Cuando se conoció el fallo de la Corte, el ministro de Relaciones Exteriores argentino, Jorge Faurie, dijo que la sentencia estaba "en sintonía" con el reclamo soberano de Argentina relativo a las Malvinas.

Para Faurie, el veredicto tuvo "una enorme validez para la reclamación argentina en el tema de la cuestión Malvinas". Sumó que, además de ratificar "el rol que le vale a la Asamblea General" de la ONU, dio la razón a la Argentina en su reclamo sobre las Malvinas.

"El desmembramiento territorial no es aceptable en el proceso de descolonización ni tampoco el principio de autodeterminación cuando quien es consultado no son los pueblos que realmente corresponden al lugar en donde se lleva adelante este referéndum", dijo el funcionario.

El caso

El archipiélago de Chagos se sitúa en medio del océano Índico, al sur de Maldivas. La hoy república de Mauricio afirma que cedió a la fuerza el territorio de Chagos al Reino Unido en 1965 a cambio de la independencia, que consiguió en 1968. Los británicos crearon allí una región denominada Territorio británico del océano Indico.

La ubicación del archipiélago en el océano Índico.

El Reino Unido evacuó a toda la población isleña entre 1967 y 1973 e instaló en el territorio una base militar angloestadounidense en la isla Diego García. La estructura se usa actualmente, de acuerdo a versiones de la BBC y The Guardian, para interrogar a sospechosos de terrorismo.

La base en Diego García es importante para la estrategia de Estados Unidos porque es uno de los puntos de entrada más rápidos hacia el Medio Oriente. Sin ir más lejos, desde esta base partieron los aviones estadounidenses que bombardearon Afganistán e Irak. Con las hostilidades crecientes con Irán, Donald Trump no puede darse el lujo de ceder este punto estratégico.

Por este motivo, en el año 2016 se extendió la concesión de la base por veinte años más, hasta 2036. Antes del pronuciamiento de la ONU, el primer ministro mauriciano, Pravid Kumar Jug-Nauth sostuvo que la evacuación forzada de los ex habitantes del archipiélago fue "un crimen de lesa humanidad".

En el caso de que Chagos fuera devuelta a Mauricio, el premier mauriciano dijo que el gobierno mantendría la base militar para que trabaje "en el respeto a las leyes internacionales".

La ONU instó al Reino Unido a descolonizar las Islas de Chagos

"El Reino Unido robó nuestra isla para una base aérea estadounidense", reza un cartel sostenido por un isleño en 2017. (Imagen: gentileza The Guardian)