La historia de Flavia Saganías no es fácil de quitar de una retina. Los hechos que denuncia, tampoco. Sin embargo, permanece detenida en la prisión “Padre Luchesse”, en inmediaciones a Bouwer.

Este viernes, a la multiplicidad de reclamos por su libertad, se sumó el de Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo, quien la visita en Córdoba. Concurrió al penal junto a la secretaria adjunta de la Confederación de Trabajadores Argentinos (CTA), Claudia Baigorria.

El caso

La situación de Saganías tiene como punto final el juicio por el que fue condenada a 23 años de prisión, después de que la casa de su expareja, Gabriel Fernández, en Capilla del Monte, fuera atacada, y ella acusada de “instigadora”.

Flavia, de 41 años, tiene cinco hijos, y había denunciado a Fernández de violar a su hija de 8 años, (fruto de una relación anterior). Tras acudir a la Justicia, la pequeña no pudo contar la historia de la que Saganías sospecha y el fallo en cuestión determinó que “no había signos de abuso”.

En medio del puerperio, ya que poco tiempo antes, en aquel 2017, había dado a luz a mellizos del propio Fernández, realizó una publicación en Facebook, que un jurado popular en Cosquín, consideró determinante para condenarla.

La presencia de integrantes de su familia en la ciudad, el día del ataque a la vivienda de su expareja, también derivó en otras sanciones, para su madre y hermano, con quienes comparte lugar en el Centro Penitenciario.

Poco a poco, después de aquel noviembre de 2019, cuando salió el fallo, se fueron sumando avales para Saganías, quien también puede contar con Nora Cortiñas.

 

Agencia CTA on Twitter