El único detenido por la agresión al colectivo de Boca accedió a un juicio abreviado. “No es parte de la barra”, dijo su abogado.

A dos días se su detención, recuperó la libertad el único arrestado, por los incidentes que provocaron la suspensión de la final de la Copa Libertadores.

Matías Firpo de 31 años, quien era socio de River y no estaba vinculado con la barra brava, accedió a un juicio abreviado y recibió una pena excarcelable. Tendrá que cumplir 180 días de trabajo comunitario, asistir a un curso de convivencia y no podrá acercarse al estadio Monumental por dos años y 4 meses.

Ricardo Vallejos, abogado del hincha, expresó que su defendido: “dijo que vio que tiraban y se enganchó". En diálogo con C5N aseguró que no es un hombre violento y no tiene antecendentes.

La resolución judicial estuvo a cargo de a fiscal Adriana Bellavigna, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 6 y homologada por la jueza María Julia Correa, titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Nº 28.

Firpo fue detenido diez días después, de la agresión con piedras al colectivo xeneize, cuando la Policía de la Ciudad allanó su domicilio en La Matanza. El joven había cambiado su fisonomía y había conseguido la entrada para la final a través de la página de River.