La marcha denominada “La Parada” se tornó multitudinaria en Brasil, en oposición a la política del presidente Jair Bolsonaro.

Para celebrar los cincuenta años de las primeras manifestaciones de lucha por la diversidad sexual, cerca de 3 millones de personas llenaron el domingo a la Avenida Paulista, en la 23ª edición de la Parada del Orgullo LGBTI +, según los organizadores del evento.

Este año, el desfile recuerda la Revuelta de Stonewall, ocurrida en Nueva York en Junio de 1969. En las calles de la capital paulista, cubiertas con los colores del arco iris, los manifestantes también destacaron la reciente decisión del Supremo Tribunal Federal (STF) que equipara la homofobia al crimen de racismo.

“Hemos escogido el tema y discutimos el asunto con la militancia, a lo largo de 3 meses, porque es el marco de la historia del movimiento", afirmó Renato Viterbo, vicepresidente de la Asociación de la Parada del Orgullo LGBT de São Paulo, entidad organizadora de la manifestación .

Stonewall es una referencia al bar neoyorquino frecuentado por miembros de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros), en la década de 1960, que resistieron a un golpe policial, generando una serie de manifestaciones por la diversidad sexual. Un año después se produjo el primer Desfile del Orgullo Gay en Nueva York.

El presidente de la Alianza Nacional LGBTI +, Toni Reis, subrayó que una campaña contra la fobia a los homosexuales deberá ser lanzada tan pronto como se publique la sentencia por el STF.

“Creo que es una decisión consistente y simbólica. Ahora vamos a discutir para transformar eso en ley “, dijo. Él cree que serán necesarios instrumentos para garantizar el cumplimiento de la decisión. “Uno de ellos es la educación." No para transformar a las personas en LGBTs, sino para convertirlas en personas que respeten los LGBTI +, que no haya violencia “, dijo Toni.

Ao visitar o evento, o prefeito de São Paulo, Bruno Covas, disse, que a expectativa do governo municipal é movimentar neste ano mais dos que os R$ 288 milhões registrados em 2018. “Isso não significa impostos, mas recursos que são injetados na cidade, no turismo,

Al visitar el evento, el prefecto de São Paulo, Bruno Covas, dijo que la expectativa del gobierno municipal es superar este año los 288 millones de reales que produjo en 2018. “Eso no significa impuestos, sino recursos que se inyectan en la región ciudad, turismo, hoteles, restaurantes. Más importante que eso es mostrar a Brasil y al mundo que San Pablo celebra la diversidad y quiere ser referencia en respeto a los derechos humanos.

La adolescente María Morena, de 17 años, llegó acompañada de su madre y su abuela de 83 años al desfile. “Habíamos venido a pasar un día de descanso, pero me enteré de la Parada Gay y decidí que teníamos que venir”. La joven, que es de Paraty, en Río de Janeiro, señaló que: “El desfile no tiene comparación”. La abuela Aricleia Marques dijo considerar muy “justa" la participación. “Hemos venido a mostrar que todos somos seres humanos", dijo, junto a la nieta orgullosa.

“La homofobia, para mí, llega al ridículo, porque nadie está obstaculizando la vida de los demás. Cada uno vive su vida. Pero para la sociedad todavía es mucho tabú “, evaluó.

El consultor de ventas Carlos Neto, de 26 años, vino de Belém, en Pará, para “realizar un sueño". “Este es un día en que uno puede ser quien es de verdad, andar sin miedo en la calle. Sin preocuparse si van a mirar con cara torcida, si nos van a juzgar. Aquí la gente es quien es. No estamos aquí para imponer algo, estamos aquí para mostrar que somos como cualquiera. La gente es todo eso que el arco iris transmite”.

Ana Silva, de 24 años, vino de Vitória, en Espírito Santo, y comparte el mismo sentimiento. “Es un momento en que usted puede ser libre para expresar quién usted realmente es. A veces es muy difícil, incluso dentro de casa, decir ‘yo soy gay, yo soy lesbiana’. Es un momento en que uno siente esa sensación de comunidad. Aquí usted sabe que va a ser aceptado sin prejuicio. "

Mirá las Noticias Destacadas