Un juez de familia determinó el particular castigo para un padre que no gira regularmente el dinero a la madre de su hija.

Un padre que no cumple regularmente con el pago de la cuota alimentaria deberá enfrentar una sanción sin precedentes en la historia de Córdoba. Por decisión de la Justicia, no podrá asistir a la cancha para ver a su equipo preferido, ni acudir a los bailes de cuarteto de sus bandas predilectas. Como si fuera poco, podría perder su licencia para conducir.

“Por una parte, la cancelación de la matrícula de conducir, algo que pedí a la Municipalidad. Más la imposibilidad a entrar a la cancha a ver a Talleres, cuadro del que es fanático, y a dos bailes de cuarteto a los que asiduamente concurre", precisó el juez de Familia Gabriel Tavip.

“Es una triple forma de buscar el cumplimiento del pago de la cuota alimentaria. El objetivo es que el padre revea el incumplimiento permanente y comience a cumplir sus obligaciones", añadió el magistrado.

El novedoso fallo se produjo, sobre el cierre del pasado año, días antes del inicio de la feria. Se basó en el nuevo Código Civil, que permite sanciones ajustadas al tipo de infractor.

“El Código Civil da facultades al juez para que en cada caso de incumplimiento se pueda tomar la medida que resulte adecuada. Podemos pensar en prohibirle la salida del país, pero si este señor nunca lo ha intentado, no tendría ninguna efectividad", añadió Tavip.

Según la denuncia original, el acusado incumplió en reiteradas ocasiones un acuerdo que había suscripto en noviembre de 2016 con la madre de su hija, a quien debía pagar un 35% del salario vital y móvil.