ROGELIO PIZZI - DECANO MEDICINA UNC - USO DE BARBIJOS

La curva final de la primera etapa de la cuarentena en Argentina, debido a la pandemia por el coronavirus, hizo que diferentes gobernadores establezcan el uso masivo de barbijos. Sin embargo Pedro Cahn, médico infectólogo y fundador de la Fundación Huesped, desaconsejó este tipo de medidas por considerar que pueden llevar a una "falsa sensación de seguridad".

 

En diálogo con la FM 102.3 el especialista, quien forma parte de la mesa de asesores del presidente Alberto Fernández, dijo que se trata de un recurso crítico cuyo uso debe restringirse a las personas con fiebre, tos o estornudos junto con el personal de salud que se encuentran en menos de un metro y medio de distancia. Dentro del último grupo aclaró que incluye a enfermeros, kinesiólogos y trabajadores de geriátricos.

"El resto de la población que se pone barbijos para ir a la verdulería no tiene ningún sentido (...) si no hay para el equipo de salud va a suceder que vamos a tener más miembros que se van a infectar y cada uno que se infecta pasa un mes fuera de la línea de trabajo, con lo cual los recursos que ya son críticos van a ser menores, además en el lapso entre la infección y los síntomas pudo ser un transmisor a terceros", explicó Cahn.

 

Pedro Cahn - Infectólogo - 102.3 FM by cba24n.com.ar

 

En el mismo sentido dijo que estas prácticas pueden llevar a una sensación de "falsa seguridad" que relaje el lavado de manos y el evitar tocarse la cara. "Sino lo saco con mucho cuidado, desde las orejas hacia adelante sin tocar la parte anterior, además termino tocando una parte contaminada y entonces estoy empezando al ciclo de vuelta", alertó.

Acerca de la segunda etapa de la cuarentena, que comenzará el 13 de abril, el médico infectólogo dijo que continuará la prohibición de eventos masivos. "En el corto plazo no vamos a poder hacer la fiesta de 15 de la nena, ni vamos a tener el asado con 50 amigos", comentó. También agregó que las personas mayores y las quienes padecen comorbilidades "van a tener que seguir con muchas restricciones en sus movimientos".

Para Cahn la curva de contagios en Argentina mantiene un avance lineal pero no descartó que se dispare a futuro sobre la base del aumento de testeos y la mayor cantidad de gente que comience a circular en la calle.