Este miércoles 3 de junio, se cumplen 5 años del primer Ni Una Menos en nuestra ciudad, de Córdoba. La convocatoria para la marcha en reclamo por los femicidios se generó a través de las redes sociales, organizado por agrupaciones feministas. Desde ese entonces, cada año se reclama en los espacios públicos contra la violencia machista, el patriarcado, los femicidios, travesticidios, y transfemicidios, la implementación de la Ley de Protección Integral contra las violencias, un presupuesto para la construcción de refugios, asistencia legal y psicológica para víctimas de violencia, por una educación sexual integral, laica y con perspectiva de género y se exige una justicia con perspectiva de género.

"Logramos muchas cosas, pudimos visibilizar algo que hasta ese momento sólo era patrimonio de las organizaciones feministas o de pequeños espacios y hubo a partir de ahí un consenso social, acerca del repudio de la violencia de género y de los femicidios", dijo Betiana Cabrera Solis de Mumalá Córdoba en diálogo con Pensavalle Informa de Radio Universidad.

 

"No obstante a 5 años, lamentablemente seguimos contando según nuestro registro nacional de nuestro observatorio nacional Mumalá, desde esa fecha a ahora 1440 femicidios en estos 5 años"

"En lo que va del año ya contamos 124 femicidios, de los cuales 6 son de Córdoba y también tenemos que decir que en este momento de pandemia, en el aislamiento obligatorio, el único delito que no resolvió a nivel país es justamente el delito de la violencia de género, es más, se multiplicó y aumentaron las denuncias", manifestó Betiana.

En el día de hoy se van a desarrollar diferentes actividades. En la ciudad de Córdoba se hará una concentración en Colón y Gral. Paz y además recorrerán con altoparlantes las calles de la ciudad, también hay acciones virtuales, compartir fotos o videos utilizando el #AlertaNiUnaMenos. 

"Seguimos exigiendo y reclamando medidas integrales, emergencia Ni una menos, porque todavía nos falta un poco más":

"Este planteo que se hizo aquí en Argentina, ya nos excede totalmente y ya tenemos un consenso social importante acerca de lo que es la violencia de género, que hay que prevenirla, tenemos que hacer muchas cosas, y por eso también todas las instituciones de alguna u otra forma estamos viendo cómo aplicamos Ley Micaela, cómo revisamos estas cosas, le estamos poniendo el ojo", declaró la integrante de la agrupación Mumalá.

"Estamos en medio de una transición como sociedad de cuestionarnos estas cosas, porque lo cierto es que más allá de que nosotras contemos muchas mujeres, travestis, trans, niños y niñas asesinados por violencia machista, el problema es que los vamos a seguir contando hasta que no logremos un profundo cambio cultural para erradicar el machismo y el patriarcado de nuestra cultura, entonces las feministas siempre decimos una frase Justicia es que no vuelva a pasar", agregó.

"Todavía eso no hemos logrado, porque depende de cambios culturales mucho más profundos, hacia allá tenemos que ir, a lograr, a llegar antes de que exista la violencia, los femicidios".

MARCHAN POR EL NI UNA MENOS CÓRDOBA

Respuesta de los gobiernos e instituciones

En cuanto a la respuesta de los gobiernos y las instituciones, Cabrera Solis dijo:

"Creemos que lo ha acompañado en términos generales, han sido los Estados y los gobiernos, porque nosotros le hemos puesto sobre la mesa un montón de reclamos y exigencias que de alguna u otra forma los gobiernos han ido tomando". 

"Creemos que hay un rol fundamental de nuestras organizaciones feministas y de las movilizaciones, en hacer que esa agenda sea cada vez más consecuente para que sea tomado por las personas que están en roles de decisión", reflexionó. 

Por otro lado, se refirió acerca de la articulación con los sectores más conservadores y más fundamentalistas, que hoy son más visibles y tienen representación política

"Esos sectores siempre han estado, sino que antes estaban tras bambalinas, ahora tienen representación política, tienen por ejemplo un presidente en Brasil, tienen a Trump, aquí en Argentina también tienen a algunos importantes referentes políticos, entonces estas embestidas en cuanto al planteo de "Con mis hijos no te metas", la "ideología de género" y todas estas situaciones sin lugar a dudas son cosas que entorpecen y complejizan el debate", cuestionó. 

"Yo soy médica, trabajadora de la salud y lo estamos viendo hoy por hoy con esas mismas posturas en algo tan terrible como es esta pandemia, entonces ahí creo que las organizaciones tenemos otro rol fundamental y también los medios de comunicación, en tener un diálogo social más llano, tal vez menos encriptado, más directo de seguir logrando consenso social, de ser estratégicos y estratégicas en cómo planteamos algo tan básico que es que tenemos derecho a una vida libre de violencia".

En relación a cómo la sociedad ha tomado las iniciativas y planteos referidos al género, dijo:

"Creo que hemos avanzado y en eso también tienen mucho que ver las instituciones, porque lo primero que tienen que plantear es que sus varones tengan espacios de reflexión, de sensibilización, de concientización, de no sentirse entrampados en esta cuestión de que 'están en contra mío', la verdad es que nadie está contra vos, sino que lamentablemente estamos en contra de los privilegios que han sido históricamente asignados a los varones, y eso creemos que es lo que hay que desmontar, pero para eso necesitamos que los gobiernos trabajen mucho en lo que es la perspectiva de género, en la capacitación y en el planteo de otras masculinidades.".

"Nos han hecho creer que los varones para ser bien machos, son los que tienen que proveer, los que tienen que bancar en la calle, los que siempre tienen que tener la iniciativa, todas esas cosas nos han causado y causan muchísimo daño a las mujeres, pero tampoco creamos que es gratis para los varones", concluyó Betiana Cabrera Solis.