El artista Sebastián Andreatta, más conocido como Bih Art lanzó una nueva intervención urbana que se ha viralizado en las redes sociales. En la intersección de las calles Ciudad de la Paz y Dorrego, de Palermo (Ciudad de Buenos Aires), hay un pequeño túnel con calles adoquinadas por sobre el cuál pasa el tren. Es allí justamente debajo del puente que el artista decidió colocar una caja fuerte.

En su perfil de Instagram, Sebastían escribió las instrucciones junto a un video: "Esta es mi experiencia con el arte en la calle, mi mundo interno queda expuesto para que otro lo vea y lo interprete a su modo. Abrila con el código que está en mi perfil, llévate lo que encuentres y dejá algo para el que viene después. No importa que dejes, mientras entre en la caja sirve".

Código caja: 357357A ¿Es posible habitar un espacio intermedio donde publico y privado sean características de una misma obra?. Con esta intervención busco encontrar un lugar donde podamos comunicarnos entre todos sin cruzarnos. Esta es mi experiencia con el arte en la calle, mi mundo interno queda expuesto para que otro lo vea y lo interprete a su modo. Abrila con el código que está en mi perfil, llévate lo que encuentres y dejá algo para el que viene después. No importa que dejes, mientras entre en la caja sirve. Subi la foto de lo que encontraste con el hashtag #cajafuerte La caja está en Ciudad de la Paz y Dorrego. #streetart #artecallejero

“Encontré primero la idea. Esto surgió de estar pensando y encontrar que la caja fuerte es divertida en el espacio público. Primero fue el objeto, después la poesía de que algo del espacio privado esté en la calle, y después vino lo de la colaboración", explicó a Infobae el artista de 30 años.

La intervención generó muchas visitas en la zona, en cualquier momento del día y tiene mucha repercusión en las redes sociales. Al respecto Sebastían destacó que a diferencia del resto de sus obras “esto necesita que la gente venga y se encuentre directamente con la obra. Ahí estoy pidiendo un paso más y también dando yo un paso más”.

Al respecto de lo que sucede con la caja y lo que las personas eligen dejar o no dejar, hacer o dejar de hacer con ella, dice que se queda con “el regalo pensado”. “No sólo el que tenía algo encima y lo dejó o fue y compró algo para poner. Hubo una chica que dejó una lupa para mirar con más detenimiento las cosas que nos pasan. Alguien puso un libro de arquitectura para conocer mejor la ciudad. Me gusta el que se toma el tiempo y deja a fin de cuentas algo valioso para esa persona, que es un poco el símbolo de la caja fuerte. Otro dejó un preservativo y Viagra”, comenta, agregando que para él “es parte del juego”.

Colocó una caja fuerte en Palermo y creó un intercambio anónimo viral

Fuente: Infobae.