Ante la posibilidad de que el Gobierno nacional lance en las próximas semanas una nueva moratoria impositiva para permitir que quienes, teniendo la edad para jubilarse, no cumplen con los treinta años de aportes exigidos por la ley, puedan acceder al beneficio jubilatorio, el defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, consideró que debe estudiarse en profundidad el tema.

“En Argentina siempre hay grandes sectores que en los momentos de crisis van quedando afuera de la posibilidad de acceder a una jubilación, esto pasó en el 2005 y en el 2014 con sendas moratorias y esta situación se reitera, porque hay evidentemente un problema de estructura”, indicó Semino a Radio Universidad.

En ese sentido, consideró que para poder lanzar una nueva moratoria primero se debe saber con qué recursos se financiará.

“Debemos saber con qué plata se financia, porque si no, la debe poner el Estado entonces sale de los propios jubilados del sistema y produce un achatamiento de la pirámide y un congelamiento de haberes, que generan juicios eternos”, explicó el funcionario

Además, el funcionario advirtió que las actuales jubilaciones mínimas apenas cubren una cuarta parte de las necesidades de los pasivos.

“Dentro de este panorama, vemos que cuatro millones de jubilados cobran la miseria de 18.000 pesos con la jubilación mínima y que prácticamente ha llevado en los últimos cuatro años a haber convertido el haber prácticamente en un subsidio, porque las jubilaciones mínimas apenas cubren un cuarto de la canasta de necesidades básicas de los adultos mayores”, aseguró.

Con relación a la moratoria, Semino fue muy crítico respecto de cómo se ha tratado el tema en oportunidades anteriores y cuál es la situación actual de los pasivos en Argentina.

“Habitualmente este problema se enmienda con parches. Por un lado se dice que no hay plata en el sistema, por otro lado se anuncia una medida necesaria para los que todavía no llegaron a ingresar al sistema, mientras tanto el Congreso discute una fórmula mágica de movilidad y la emergencia se prorrogó hasta fin de año. Se trata de un escenario muy preocupante ya que los temas de seguridad social deben abordarse de manera estructural”, dijo Semino.

El Defensor de la Tercera edad, advirtió además que por el momento “sólo se trata de un anuncio político, sin mayores precisiones respecto de a quiénes comprende, como será y cómo se financiará”, por lo que habrá que esperar a que se confirme para analizarlo.

 

El Gobierno analiza una nueva moratoria previsional