Un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge trabajó alrededor de un fenómeno que se produjo a raíz de una fractura de 500 metros de profundidad en el noroeste de Groenlandia. 

Conocida como la segunda capa de hielo más grande del mundo, el hecho generó que un lago ubicado en el llamado Store Glacier desapareciera en cuestión de horas.

 

Mediante un grupo de drones que resisten las bajas temperaturas, los científicos registaron cómo el flujo de agua se reducía velozmente en cinco horas. El líquido se dirigía hacia la grieta, la cual funcionó como un desagüe.

Según indicaron los profesionales, este fenómenos es cada vez más común en lugares donde hay agua concentrada sobre glaciares. El motivo principal es el deshielo, producto del calentamiento global.