Un vecino de la zona de Pilar-Río Segundo se encuentra internado luego de una feroz golpiza que recibió por parte del personal policial de Río Cuarto, tras ser detenido por error.

La víctima identificada como Carlos Galíndez se encontraba de viaje junto a su esposa, cuando se detuvo al costado de la ruta. Al otro lado del camino, un auto blanco fue detenido por cinco patrullas policiales que circulaban por la zona realizando verificaciones de rutina.

 

DENUNCIAN ABUSO POLICIAL - ABOGADO DEL AGREDIDO

 

Según cuenta el abogado defensor de la víctima, Diego Orlando Chiechi, quien dialogó con el programa "Es por acá" de Radio Universidad, los agentes policiales retuvieron al automovilista sin razón y luego lo trasladaron a la comisaría. "Al descubrir que no tenía nada que ver, mi cliente se negó a firmar los papeles que había en la comisaría, sobre todo porque estaban en blanco por razones obvias", expresó el letrado.

Al ser consultado por el lugar en el que ocurrió el lamentable hecho, el abogado admitió que sucedió en la UCA de Río Cuarto, y manifestó que su cliente "los describe como personal policial y por ahora están siendo investigados".

Según el testimonio brindado por Chiechi, abogado de Galíndez, expresa que "los policías se enojaron, se quitaron las insignias y los nombres, lo llevaron a una habitación, lo desnudaron y comenzaron a pegar golpes salvajemente. Uno en el estómago y en la mandíbula a tal punto que se la partieron y ahora le deben colocar una prótesis".

Luego del aberrante suceso, y al dejarlo en libertad, el automovilista admitió que el personal policial le sustrajo sus herramientas de trabajo como así también varios elementos que se encontraban en su vehículo.

Chiechi indicó que al llegar a Córdoba, la víctima se dirigió a una clínica y fue internado luego de los correspondiente exámenes de Covid-19. "El tribunal de conducta policial de acá de Córdoba actuó bastante rápido, aunque aún estamos esperando los resultados. Este hombre está muy mal, y debe ser operado en las próximas horas", ratificó el abogado.

"Por ahí puede ser un procedimiento de rutina, pero esto es inaceptable", finalizó Chiechi.