La apertura del programa ESPN Radio en Bogotá se vio convulsionada este martes. Y fue por un hecho que pudo traer consecuencias mayores.

La imagen pudo verse en directo y más allá del susto inicial, no tuvo secuelas.

Es que poco después, el propio implicado envió un mensaje vía redes sociales.