En los últimos días , padres y madres han alertado por la aparición de la figura que incita a los niños a hacerse daño.

Se ha viralizado en las redes sociales una problemática que habría vuelto a aflorar: el challengue o desafío del Momo, figura que aparece supuestamente en videos de las plataformas YouTube y YouTube Kids que incita a, sobre todo, niños y adolescentes a autolesionarse o lesionar a familiares.

Hasta ahora no se han conocido casos fehacientes, pero ésto no frenó la preocupación de padres y madres.

Momo no se trata de una verdadera amenaza cibernética en términos de infectar dispositivos o de intentar robar información, sino que es una “broma" que tiene la intención de conmocionar y desestabilizar al usuario de dispositivos móviles.

Para los padres, una amenaza como ésta puede ser abrumadora a medida que sus hijos comienzan a ingresar al mundo virtual y conociendo sus reglas y normas.

Audio viral de una madre que supuestamente su hijo fue víctima de Momo

Consejos para el cuidado de los niños en Internet

Lo más importante es poder entablar un vínculo de acompañamiento y así orientar a los niños en el uso de las plataformas digitales.

– Dialogar con sus hijos sobre cómo estar seguros en línea. También necesitan saber que pueden y deben hablar con un adulto de confianza si experimentan algo incómodo mientras navegan en línea.

– Enseñar que los niños no deben “entablar amistad con nadie en línea que no conocen en la vida real. Las personas en línea no siempre son honestas sobre quiénes son y qué quieren.

– Activar la configuración de seguridad: la configuración de reproducción automática debe estar deshabilitada y controles parentales deben ser instalados para ayudar a evitar que los niños vean contenido inapropiado. Aprovechar plataformas como Youtube Kids o Netflix Kids.

– Internet en un ambiente de confianza: no dejar solos a los chicos, ni permitir que se encierren en su cuarto a ver contenidos de internet.

– Comprometerse e informarse sobre las herramientas de la vida digital que utilizan los chicos, para entender cómo funcionan.

– Denunciar de inmediato en las redes sociales o en YouTube la presencia de contenidos inadecuados para los chicos.