Boca jugaba el Partido de Vuelta contra River de Local. Martin Palermo, venia de una lesión grave - de ligamentos- y ese partido volvía en el banco de los suplentes. Américo Gallego, DT de River en ese Momento dijo "Si ellos ponen a Palermo yo lo Pongo a Enzo" -Francescoli ya retirado hacía más de 2 años-, otro condimento más, para una noche inolvidable.

Boca Arrancaba ganando 1 a 0 con gol del "Chelo" Delgado. Más adelante penal para Boca ejecutado por Juan Román Riquelme que también quedaría en la Historia, por el caño a Yepes. Boca ganaba 2 a 0 y entraba Martín. La Bombonera... Latía... Faltaba nada, para terminar el partido, Riquelme, le pone un pase -como solo él sabe- para Battaglia, se mandó hasta el fondo, y a los 94´ ST Palermo mete uno de los mejores goles de su carrera luego ese gol seria apodado el "gol de las muletas" ya que venía de una lesión.

Boca eliminaba a River en la Copa en que luego lo consagraría campeón de América y luego del Mundo

 

Riquelme caño a Yepes

 

"Siempre que me preguntan sobre esa jugada digo que tiene más mérito Yepes que yo, porque creo que cualquier jugador de fútbol hubiera pegado una patada. Él me siguió hasta el córner y no hizo nada. Creo que eso es más de hombre que haber tirado un caño en ese partido"

Reconoció años después Riquelme.

Sin embargo, en la retina de todos los aficionados argentinos todavía perdura el gesto del '10' aquel 24 de mayo del año 2000. Corría el segundo tiempo, cuando el colombiano trató de presionar al argentino pegado a la línea cal, pero Riquelme salió de la marca con un caño antológico.

Declaracion Roman sobre el caño a Yepes

 

Asimismo, aquella noche nefasta para River tuvo otro episodio histórico para Boca. Martín Palermo, que llevaba más de medio año lesionado, reapareció frente a eterno rival y devolvió la confianza a Carlos Bianchi con el 3-0 que certificó el pase a las semifinales de la Copa Libertadores.

Palermo "Gol de la muleta" a River..3-0 Cuartos Final Libertadores 2000

 

El delantero 'xeneize' recibió dentro del área, controló, orientó el balón con suma facilidad y, sin templarle el pulso, firmó su archiconocido 'muletazo'. Uno de los capítulos dorados de su carrera.

Palermo gol a River (Libertadores 2000)