El G6, que reúne a las principales organizaciones empresariales de Córdoba, se mostraron en contra de los incrementos en los impuestos provinciales y municipales. También criticaron al gobierno nacional y aseguraron que "numerosas actividades dejaron de ser viables por los actuales costos".

En un documento, plantearon además que las reformas impulsadas por el intendente Martín Llaryora son "irracionales, de dudosa legalidad y desproporcionadas".

"El conjunto de entidades empresarias reunidas en el G6 Córdoba viene advirtiendo desde los últimos meses sobre las medidas impuestas (y otras en estudio) que elevan la presión fiscal hacia las empresas", señaló en un documento titulado "Profundo malestar en el sector productivo por el aumento de la presión fiscal".

 

La Cámara de Comercio reclama un freno a la presión impositiva

 

Aunque se traten de "medidas de emergencia, hacen imposible echar a funcionar el aparato productivo con la pesada carga tributaria, que hace inviable muchas actividades económicas y conspiran contra la posibilidad de creación de empleo genuino", expresaron.

Sobre el gobierno provincial, especificaron que la suspensión de la vigencia del Consenso Fiscal "es una señal negativa en todo sentido, porque deja librada a la discrecionalidad de cada jurisdicción la posibilidad de multiplicar la presión tributaria".

En lo que se refiere a municipios, "en particular la ciudad Capital", se observa "con preocupación la imposición y anuncio de nuevas tasas y otros esquemas recaudatorios como el Fondo Solidario de Inclusión Social, la tasa sobre la transferencia de inmuebles, etcétera", recalcan.