Admiten que será muy difícil su reconstrucción y confirman que se han salvado patrimonios relevantes del lugar.

A más cuatro horas del comienzo del fuego, todavía, y a pesar de la tarea de los bomberos, las llamas continúan en la famosa catedral de Notre Dame, en París, aunque informan que estaría controlado.

El mundo está conmovido por el incendio desatado en este ícono de la cultura universal que tardó dos siglos en ser construido y donde se estaban haciendo una serie de refacciones.

Según las autoridades, se ha catalogado al suceso como destrucción involuntaria y todavía siguen combatiendo los focos que están presentes en los distintos espacios de la increíble iglesia.

Según se indicó, la estructura estaba apuntalada y no había peligros de destrucción total del monumento que contiene obras muy preciadas en tapices, oleos, pinturas que están localizadas en las diferentes secciones que tiene.

Los dos campanarios se habrían salvado, aunque la aguja identificatoria cayó desde la parte superior, ya que se quemó el techo de la catedral.