Luego de su doblete del miércoles, el argentino vuelve a gobernar Europa.

Aún resuenan los aplausos del Nou Camp. El teatro del Barcelona que vió otra actuación del genio para el recuerdo.

Inmediatamente después, las redes sociales se llenaron de planos y secuencias del gol número 600 de Lionel.

Un magnífico tiro libre desde una distancia sideral, que hizo estéril la volada del arquero brasileño Alisson. Un número para el asombro.

El 600 además, le hizo honor a una carrera inigualable. En una semifinal de Champions y frente a un coloso de europa como el Liverpool.

Los diarios ingleses apelaron a títulos vinculados a la ciencia ficción para explicar lo inexplicable.

The Guardian lo reconoció de otro planeta. En general valoraron la actuación del conjunto de Klopp, pero concluyeron que la diferencia fue el argentino.

El propio entrenador alemán no ahorró elogios para la figura consular de la semifinal, y se indagó como detener un tiro libre.

Gary Lineker, goleador del Mundial 86 y comentarista de la BBC, escribió en su Twitter “El pequeño genio desafía la lógica".

El encantamiento del fútbol inglés no debería llamar la atención. Los equipos de la Premier League son las víctimas favoritos del rosarino.

En 33 partidos por competencias internacionales, el astro argentino convirtió 26 goles. Solo le faltaba el Liverpool para sumarse al big 6 de la liga inglesa. Le convirtió 9 tantos al Arsenal, 6 al Manchester City, 4 al Manchester United, 3 al Chelsea y 2 al Tottenham y ahora al Liverpool.

Luego de la gran noche del miércoles, y observando el estigma que sigue generando Messi, en el país de los inventores del fútbol, bien puede cambiar el título de la canción.

No llores por mí, Inglaterra.

Mirá las Noticias Destacadas