El cumpleaños número 71 de Joaquín Sabina no estuvo alejado de los vaivenes, los que exceden a su presentación de ‘No hay dos sin tres’ en conjunto con Joan Manuel Serrat en Madrid.

Es que, después de media hora de concierto, Sabina se habría visto encandilado por una de las luces mientras se dirigía al público desde un borde del escenario y sufrió una caída al vacío, desde unos dos metros de altura.

La cuestión fue un susto grande. Un hombro muy golpeado es, a priori, la mayor consecuencia.

Pero antes de abandonar el lugar se presentó nuevamente en las tablas, con Joan Manuel Serrat empujando la silla de ruedas sobre la que estaba sentado.

Allí adujo: “Queridos amigos: estas cosas sólo me pasan en Madrid, lo siento muchísimo. Con todo el dolor de mi corazón me voy a ir al hospital porque el hombro este lo tengo muy, muy, muy, muy dolorido... no se imaginan cuanto lo siento. Volveremos en mayo a hacer este concierto”.

 

El accidente de Joaquín SABINA durante su concierto en Madrid queda en un SUSTO | Cultura