Un aventurero kayakista llamado Dane Jackson, oriundo de Estados Unidos, se tiró por la cascada Salto de Maule, ubicada en Chile, y rompió su marca personal. El deportista publicó las imágenes en su Instagram, donde se puede ver cómo desafía la altura.

En los videos se puede ver cómo este joven de 36 años se arrima a la caída de agua el kayak y se deja caer, para luego perderse entre la espuma. "Estaba nervioso porque llevo cinco años esperando hacer esta cascada" confesó.

 

 

Jackson es uno de los "kayakistas de agua brava" más importantes del mundo. Tras este salto, quedó segundo a nivel mundial ya que el récord lo ostenta Tyler Bradt, quien en 2009 logró completar un descenso de 56 metros en las Palouse Falls, ubicadas en Washington.

"Estaba dispuesto a aceptar cualquier riesgo porque es una caída que quería experimentar. Cada segundo valió la pena", aseguró Jackson.