Con las actuales cifras de Pobreza e Indigencia el panorama político del presente año electoral se presenta incierto. 

En la Argentina de hoy en el 2021, hay 12 millones de pobres, de los cuales 3 millones estan en la indigencia. El promedio de sus ingresos por hogar no llega a los 30 mil pesos cuando el mínimo que necesita una familia para sobrevivir es de 50 mil pesos. 

Estos números que se infieren de los datos publicados por el INDEC muestran que pese a unos pocos síntomas de recuperación económica, la pobreza sigue aumentando de manera dramática. Se perdieron 222 mil empleos en el último año y los precios siguen aumentando más que los salarios pese a los esfuerzos que hace el Gobierno, y que son insuficientes aún.

El contexto en el que esto ocurre lo entendemos todos, cuatro años de desastre económico macrista y un año de pandemia mundial.
Gran parte de a sociedad espera que la generalización de la vacuna ayude a crear mejores condiciones, y tiene esperanzas que todo mejore gradualmente. Pero la verdad es que con ésto no alcanzará si no se reactiva mucho mas la economía generando empleo y aumentando salarios para que le ganen a la inflación. El Gobierno trata de encauzar el desastre de la Deuda Externa extrema y fugada que dejó la Administración anterior, lucha a brazo partido contra la pandemia, y gradualmente dicta leyes y medidas que lentamente irán mejorando el panorama social seguramente. En éste difícil contexto tiene que lidiar además con una oposición muy destructiva que sólo se expresa para poner palos en la rueda y tratar de ocultar sus propias responsabilidades como causantes del problema económico anterior a la pandemia.

Estos dos actores serán los que confronten en las elecciones de éste año, y ambos harán sus propuestas ante esta sociedad donde el 42 por ciento esta sumido en la pobreza.

Aún es impredecible cómo serán las reacciones emocionales a la hora de votar. En otro contexto, con éstos números el país estaría incendiado, pero hoy por hoy son tantos los frentes de problemas que afrontamos los Argentinos que las cabezas están puestas en la superviviencia diaria y no en las cuestiones políticas. Pero en pocos meses ésto cambiará  y los ojos se volverán hacia la oposición y hacia el oficialismo, y unos y otros tratarán de atraer al electorado. 

El macrismo tiene pocas chances porque aún está muy fresco en la memoria colectiva el daño causado al país y no muestran ninguna capacidad de autocritica. Por otro lado el Gobierno tiene una carrera contra reloj para lograr que la mayoría del electorado sienta una sensación de alivio que se traduzca en un voto de confianza hacia las medidas que está tomando para mejorar la vida de los argentinos.

 

#Opinion 
#AlvaroRuizMoreno