Desde hace semanas, la continuidad de las marchas opositoras instala el debate respecto a la imagen del oficialismo. Como sucede a menudo en materia de comunicación, aquello que tiene eco mediático tiende a ser sobreestimado respecto a su fuerza relativa en la opinión pública, lo que impone repasar las mediciones de las consultoras especializadas.

El mejor método para monitorear la opinión pública es trabajar con un promedio de las últimas encuestas y tratar de corregir el sesgo asociado a la brecha digital y a la cobertura del servicio telefónico (ya que la pandemia impide hacer encuestas presenciales).

Con ese método, nuestro promedio ponderado de las últimas 10 mediciones arroja una imagen positiva presidencial del 62,3% vs una negativa de 39,6%.

Eso ubica a la encuesta de Rouvier & Asociados como la más representativa de la serie, con 62,6% de evaluación positiva y 36,1% de negativa (gráfica arriba).

Así, el promedio arroja un saldo favorable de 22,7 puntos porcentuales para el presidente Alberto Fernández y un excedente de imagen positiva de 14,06 puntos porcentuales respecto al resultado electoral del 27-O-2019: 48,24%. La encuesta de Rouvier es, de las 10 más recientes, la que menos se aleja del promedio: apenas + 0,3 puntos porcentuales en la positiva y -3,5 pp en la negativa (desviaciones estadísticamente no significativas).

Sin embargo, existe una encuesta más reciente que la de Rouvier, realizada por CB Consultora, que vale la pena citar por dos razones: 1) se realizó del 16 al 21 de agosto, así que proporciona datos frescos y capta los sucesos políticos más resonantes -cierre del acuerdo con los bonistas por el canje de la deuda, presentación de la reforma judicial, marcha del 17-A, entre ellos- 2) como la mayoría de las mediciones actuales, se basa en plataformas digitales (sistema CAWI) pero, a diferencia de otras, cuenta con una robusta base casuística: 18.256 casos (promedio entre 500 y 1.350 por distrito) y un error muestral medio de +/-3,5%.

Según ese estudio, en 18 de 24 distritos la imagen positiva del presidente insinuó mejoras en agosto respecto a julio pasado: entre esos 18 están la provincia de Buenos Aires, Ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, esto es, los 4 electoralmente más gravitantes del país. Sólo insinúa bajas en 6 distritos menores, en cinco de los cuales su calificación positiva ronda el 60% o supera el 70% (básicamente, sigue muy alto); en apenas uno de esos 6, Mendoza, la opinión positiva del presidente es menor al 50%. 

De esa manera, la encuesta ubica al presidente con una evaluación favorable que oscila entre el 50% (Santa Fe) y un pico de casi el 80% (La Pampa) en 21 distritos sobre 24, mientras que lo posiciona con una calificación positiva entre el 41% y el 45% en apenas 3: Mendoza, Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y Córdoba (gráfico abajo).

 

 

Esta muestra nacional permite calcular la imagen positiva presidencial en todo el país: tomando el dato por cada distrito y ponderando por el peso de cada uno en la elección presidencial de octubre 2019, obtenemos una calificación favorable de 58,9%, apenas 3,4 pp menos que nuestro promedio ponderado (desvío equivalente al error muestral reportado por CB Consultora) y 10,6 pp por encima del caudal del Frente de Todos en octubre pasado.

Podemos además comparar la imagen presidencial con la de los gobernadores: en 17 de 24 distritos Fernández tiene más opinión positiva que el mandatario provincial, en 3 está en empate técnico con él y sólo en 3 tiene menos calificación favorable que el respectivo gobernador (gráficos arriba y abajo).

 

 

Así, las marchas opositoras no expresan una crisis en la imagen oficialista sino una catarsis del núcleo duro de Juntos por el Cambio representado por Mauricio Macri y Patricia Bullrich, dirigentes que hoy no comparten responsabilidades de gestión con el gobierno nacional y recurren a la apelación emocional para galvanizar a sus electores a efectos de mantener su predicamento dentro de la oposición.

En gran medida esas movidas expresan la interna por dirimir el liderazgo opositor, como lo puso de manifiesto la frase de Bullrich respecto a que "la gente va a dejar en el camino a los tibios", en referencia al jefe de gobierno de CABA, quien desde abril viene tomando ventaja en esa disputa: según la última encuesta nacional de Management & Fit, Horacio Rodríguez Larreta supera en percepción como referente de la oposición (26,4%) a Macri (10,3%), a Bullrich (8,9% y a Pichetto (3,7%), y también aventaja María E. Vidal (13,1%), hoy ubicada dentro del ala "dialoguista" de Juntos por el Cambio (gráfico abajo).