Durante las últimas horas se conocieron una violentas imágenes que ocurrieron en la localidad de Fontana, Chaco. Allí, un grupo de policías irrumpió en un domicilio y golpeó a miembros de la comunidad Qom.

Se sabe que hay al menos cinco efectivos involucrados y mañana tendrán que declarar en la Justicia. Además, el gobernador Jorge Capitanich los apartó de su cargo.

"Las imágenes de violencia institucional que hemos visto en las últimas horas en el Chaco son inaceptables", publicó el presidente, que además respaldó la decisión de Capitanich. Sin embargo, aseguró que se debe trabajar en esta problemática, la que consideró "una deuda de la democracia".

 

 

La denuncia de las víctimas habla de maltrato físico, acoso sexual, agresión verbal y daños a la propiedad. Según contaron, los efectivos hasta amenazaron con prenderlos fuego luego de tirarles alcohol encima.

Gloria Zalazar, ministra de Seguridad y Justicia de Chaco, expresó: “Repudiamos este accionar ilegal, violento y arbitrario por parte de la policía que nada tiene que ver con el compromiso del Gobierno con el Estado de derecho y las garantías de derechos humanos”.